4 cosas que probablemente no deberías hacer en WhatsApp

La reciente eliminación de WhatsApp del App Store de Apple levantó toda clase de sospechas y sobre todo preguntas que hasta la fecha no han sido respondidas.


Esto ha avivado el debate sobre la seguridad y la confiabilidad de este tipo de herramientas de comunicación de las cuales desconocemos del todo su origen, sus esquemas, sus prácticas, sus principios y su ética de trabajo.

De WhatsApp ya he escrito, bastante, de hecho, es una herramienta que uso a diario, que le ha permitido a millones y millones de personas comunicarse por mucho menos dinero de lo que gastarían si lo hicieran por medio de SMS (sobre todo si se trata de mensajes enviados a números internacionales), ejemplifica el poder que tiene la combinacieon del internet más dispositivos móviles más las aplicaciones.

Pero ¿a dónde van nuestros mensajes? ¿hay una copia de todo nuestro historial en los servidores de la compañía detrás de la aplicación/servicio? ¿nuestros mensajes se transmiten realmente de forma segura? Por cierto, ¿quiénes están detrás de WhatsApp? y recientemente: ¿por qué retiraron la aplicación del App Store?

Entonces, a falta de respuestas y con las dudas en el aire a lo largo de la existencia de la aplicación (posiblemente durante un largo tiempo) y también por un poco por simple sentido común, estas son cuatro cosas que recomiendo encarecidamente a los lectores que nohagan nunca usando WhatsApp:

Usarlo para enviar o compartir contraseñas: Aunque estés en una conexión 3G que en teoría no puede ser sniffeada por terceros, no tienes idea dónde más se guardan esos mensajes. No sabes si WhatsApp guarda una copia y en qué estado. 

También se ha descubierto en el pasado que todo el historial de mensajes (aunque lo elimines) se guarda en tu dispositivo y eso en algún punto puede ser accedido por otras personas.

Enviar imágenes importantes o incriminatorias:

¿Hiciste una broma pesada al vecino que lleva meses molestándote? — ¿Fiesta salvaje con tus amigos? — ¿Fotos de documentos? 

Es mejor no compartirlos por WhatsApp, como no sabemos si se hospedan copias en los servidores de la compañía (y por cuanto tiempo) en un futuro podrían ser accedidas y usarse en tu contra. 

Y al igual que el punto anterior, si compartes imágenes importantes y estás usando Wi-Fi, podrían ser interceptadas.

Usarlo como un sistema de comunicación corporativa

Algunos consideran que WhatsApp elimina la necesidad del BlackBerry Messenger y aunque eso es cierto a nivel social a nivel corporativo no. 

RIM asegura ciertos niveles de seguridad que son estándares industriales de tal forma que las cosas que compartes se quedan con quienes compartes y con la empresa, por eso se usa a nivel corporativo. WhatsApp no ofrece ninguna de esas seguridades.

Usarlo como reemplazo del email

Es normal que este tipo de sistemas vayan reemplazando el email, pero cuidado, el historial no se guarda de la misma forma, no se accede de la misma forma, no es igual de “buscable” y no puedes accederlo desde otros dispositivos. 

Para colmo tu identificador es tu número de teléfono (y no una dirección universal) el cual puede cambiar por diferentes motivos. 

Esto es especialmente importante a nivel de empresas, aunque se trate de un startup, es “importante que lo importante” siempre vaya a un buzón y no al WhatsApp.

WhatsApp no es un estándar de comunicación. A diferencia de una cuenta de correo electrónico (que usa IMAP o POP3 o Exchange) o un sistema de mensajería instantánea como Google Talk (que un estándar llamado XMPP, WhatsApp es una empresa que mañana podría desaparecer o decidir cobrar cientos de dólares anuales por seguir usándolo. 

Y como no sabemos la dirección de la empresa tenemos que tomarlo de esa forma. No digo que está mal usarlo, digo que tengamos claro qué usamos y cómo.

Fuente: Cooking ideas

No hay comentarios:

Publicar un comentario