Un periodista suplanta en Twitter a cinco ministros españoles


Hace un tiempo que vemos el interés de los políticos por utilizar las redes sociales para hacer campaña llegar a sus ciudadanos.

Es por eso que no nos sorprendía ver como desde comienzos de semana, cinco de los ministros de Mariano Rajoy se abrieran cuentas en Twitter.

Pero si eras de los que veía con ilusión que este sería un Gobierno 2.0: ¡Despierta! No eran los ministros los que estaban tras los perfiles, sino el periodista italiano Tommasso Debenedetti, que se hizo pasar por los políticos en la red social de los 140 caracteres como parte de un “experimento”.

Y es que Debenedetti es conocido en su Italia natal precisamente por suplantar la identidad de diversos miembros del Gobierno italiano en Twitter, incluido el primer ministro, Mario Monti; así como de escritores como el peruano Mario Vargas Llosa o la española Almudena Grandes.

Vale aclarar que Tommasso no hackeó las cuentas de los políticos, simplemente las creó y se hizo pasar por ellos en Twitter: Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas (@cristobmontoro); Luis de Guindos, el titular de Economía y Competitividad (@deguindosluis); José Manuel García-Margallo, de Asuntos Exteriores y Cooperación (@jgarciamargallo); Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia (@aruizgallardon); y Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior (@fernandezdiazjo).

¿La intención de este “experimento”? Probar que las redes sociales ofrecen escasa seguridad:

“Lo hago como un juego, para que la gente comprenda que las redes sociales son propicias al engaño y a la comunicación fraudulenta. Es importante demostrar que las personalidades son fáciles de suplantar”, dijo.

Lo cierto es que el periodista asegura estar consciente de que este tipo de “experimentos” le pueden llevar ante los tribunales por suplantación de identidad.

La verdad es que no me extrañaría porque ya en España hemos visto multas de hasta 2000 euros por hacerse pasar por otro en las redes sociales, y en ese caso que os contamos, no eran políticos ni “personalidades” los afectados… Y ya que el Gobierno está corto de fondos, una multa puede ayudar a tirar a fin de mes, ¿no?

Honestamente espero que no sea para tanto, y que no veamos más que como una anécdota este caso, porque Tommasso ni siquiera alcanzó gran número de seguidores en las cuentas que creó.

Además, a mi forma de ver este “experimento”, sí que puede servir de ayuda a los asesores de comunicación del Gobierno de Rajoy para que tomen cartas en el asunto y aconsejen a los ministros “suplantados” abrirse sus respectivos perfiles en Twitter (y verificarlos) para aprovechar este canal de comunicación… En tu opinión ¿consideras importante que los políticos usen Twitter u otras redes sociales para comunicarse con los ciudadanos?

El detalle está en que si finalmente los políticos se deciden a utilizarlas, sería conveniente que tengan nociones básicas de las mismas… Que luego vemos cada gazapo. Y mientras se lo piensan, sus asesores deberían reservarles los nombres para evitar que sus identidades sean suplantadas, ¿no creéis?

No hay comentarios:

Publicar un comentario